El 12 de los Seattle Seahawks

Es verdad que con el transcurso del tiempo y después de ver tanto deporte he ido perdiendo los fanatismos por los equipos de diferentes ligas o no adquiero ningún tipo de inclinación al empezar a ver una liga nueva. Sin embargo, es verdad que existen ciertas excepciones, por razones varias, más o menos relacionadas con el deporte en sí.

Uno de estos casos son los Seattle Seahawks, aunque la razón por la que siento cierta inclinación se debe a una curiosidad o tradición del equipo.

Como es costumbre en todas las franquicias norteamericanas, se retiran aquellos números de jugadores con un gran impacto en dicho equipo. Esto implica que a partir de ese momento ningún jugador puede elegir ese número. En este caso, los Seahawks decidieron retirar el número 12, porque este es el que ellos denominan de la afición. Lo retiraron allá por el 15 de diciembre de 1984. Es más a la afición de los de la ciudad esmeralda se les denomina “The 12’s”. Además, se vende la camiseta con el 12 y el nombre de”Fan”.

The 12s Flag

Hay otro hecho importante relacionado con este número, ya que cada día que hay partido en su estadio se iza la bandera con un 12 antes de que comience el encuentro. El izado de la bandera es un privilegio que llevan a cabo personajes famosos o relevantes para la ciudad o fans incondicionales.

A mi, como aficionada de diferentes deportes me parece un detalle muy molón por parte de la franquicia. Esto crea un sentido de pertenencia a sus aficionados, tanto los que viven en la ciudad, como los aficionados en otras localizaciones.

Podéis ver todo esto en la misma página del equipo, aquí os dejo el enlace (Inglés)

Cada deporte a su bola – el paso y el martillo

Hoy dos en uno. Dos artefactos que forman parte de dos de las disciplinas atléticas más antiguas de la historia. El primero de ellos es la bola de lanzamiento de peso, y el otro el martillo.

La IAAF define las características de estos dos elementos atendiendo a si es para categoría femenina o masculina.

Bala de lanzamiento.

  • Peso
    • Masculino: 7,26 kg
    • Femenino: 4 kg
  • Material. Son de acero macizo.

Martillo.

  • Peso total ((bola + cable)
    • Masculino: 7,26 kg
    • Femenino: 4 kg
  • Distancia entre el asa y la bola
    • Masculino: entre 117,5 y 121,5 cm
    • Femenino: entre 116 y 119,5 cm
  • Material. Son de acero ambos, la bola y el cable. Al igual que en el paso, la bola es maciza.

El inicio de estas disciplinas tiene una primera referencia en aquella Grecia clásica donde comenzaron los juegos olímpicos. Sin embargo, las referencias más especificas y de donde se han derivados las características y competiciones actuales vienen de las competiciones tradicionales de Escocia e Irlanda.

Para mí la maratón de Valencia es…

Hoy se ha celebrado una edición más de la maratón de Valencia. Lo he visto desde casa, me he levantado y he disfrutado del desayuno recorriendo las calles de la ciudad del Turia mientras veía a ese grupo de chicos y chicas volando sobre el asfalto.

Mientras que lo hacía he sentido una mezcla de envidia, emoción, decepción y decisión. Envidia por no estar allí, emoción por las sensaciones que recuerdo de todas las veces que he corrido por allí, decepción por no haber ido este año, y decisión por tomarlo como excusa para ir a Valencia una vez al año.

Desde que vivo fuera de esa maravillosa ciudad, volver allí para disfrutar de una carrera, sea de la longitud que sea, es algo muy bonito. Tengo un cariño especial porque viví ayer dos años intensísimos de universidad, ya que me lo pase como un niño pequeño. Volver a correr por esas calles es volver a recordar todos aquellos momentazos, volver a esos sitios donde sucedieron grandes cosas o incluso cosas normales, pasar por delante de mi casa, por delante de las casas de los amigos, acercarme a la universidad, volver a pasar por el centro, el rio y el paseo marítimo donde tantas zapatillas he gastado. Es un paseo por los mejores años de universidad.

Así que he decidido que voy a volver de alguna manera o de otra en el fin de semana de la maratón, para volver a sentir ese no se qué que me encanta. Espero que la mayoría de las veces sea para correr esa genial 10K, aunque alguna vez me haré voluntaria. Y quién sabe si alguna vez vaya por el otro lado del puente.