Después de 2536 partidos, The Finals

Allá por la tercera semana de octubre de 2018 comenzaba la mejor liga de baloncesto del mundo. Hoy, después de 2536 partidos jugados por todos los equipos entre la temporada regular y de playoffs.

Esa liga que tiene fascinado a medio mundo estos últimos años, es capaz de proporcionar unos 2460 partidos durante seis meses donde se puede ver todo lo que este deporte puede proporcionar. Cuando 14 equipos se van de vacaciones llega a todas las televisiones el siguiente nivel de baloncesto, el de playoffs. 4 – 0, 4 – 1, 4 – 2… se dan todas las combinaciones posibles mientras se pasa de primera ronda, semifinales de conferencia y finales de conferencia. Al final de todo esto, The Finals. Esa seria que define el campeón y que este año sucede sucede después de 2536 partidos.

Los protagonistas son los Golden State Warriors por parte del salvaje oeste y los Toronto Raptors por el clásico este. Llegan hasta aquí con dos partidos de diferencia, ya que Raptors han tenido que jugar dos más.

Los Warriors llegan hasta este punto de la temporada por quinta vez consecutiva, con la bandera de favorito, con sus dos grandes lesionados, pero con un momentum fascinantes después de lo mostrado en las finales de conferencia. Los Raptors llegan a las finales por primera vez en su historia, con el mejor record, con Kawhi a un nivel impresionante, y creyendose lo que hacen después de la resolución de las eliminatoria anterior.

Todo empieza en la madrugada de jueves a viernes a las 03.00, el contador de partidos de esta temporada vuelve a moverse. En un máximo de tres semanas descubriremos donde se para el contador de partidos de esta temporada.

Vuelve Marzo, vuelve el March Madness

Ya estamos en Marzo de nuevo, el tercer mes del año. El mes donde empieza la primavera, donde según donde vivas se empieza a guardar la ropa de invierno, donde los días son más largos, o donde vuelve la temporada de correr maratones. Pero además de todo esto, es el mes donde se decide la liga universitaria de baloncesto americano. El más que famoso y conocido March Madness, la locura de marzo, o el gran baile.

Ya sabes, 64 equipos de las 4 regiones en las que esta dividida la competición, que se enfrentan en eliminatorias directas. Ganar o vuelta a casa. En tres semanas de 64 a 1, y por medio grandes equipos ganando fácil, partidos intensos, remontadas, sustos y sorpresas, sobre todo sorpresas. Porque eso es una de las cosas que más atención acapara dentro de la competición. ¿Quién será la cenicienta de este año? Ya se verá, todos los año hay una, este no debería de ser menos.

De momento te dejo el calendario de las rondas y la Final Four.

Si quieres conocer un como más sobe la estructura y dinámica de este torneo, te dejo este link a una de las entradas anteriores donde explico de que va.

De momento no se conoce el cuadro inicial, los 64 equipos, en los próximos días se definirán. Es entonces cuando empezará el tiempo de las apuestas y predicciones y todo el mundo rellenará su bracket.

Estoy sentada en el sector 21 del Wizink Center, o lo que es lo mismo el Palacio de los deportes de Madrid. Es mi primera Copa del Rey de basket en directo y si ya me gustaba desde casa por la mera competición, vivir el ambiente de una Copa es espectacular.

En un recinto deportivo están sentadas los grupos de las 8 aficiones, están sentados y mezclados aficionados “sueltos” de todos los equipos, unos al lado de los otros, y luego estamos los que simplemente venimos a ver basket del bueno. Y esto es lo mejor de todo, estamos todos juntos, no pasa nada y nos lo pasamos todos bien. Cosas que tienen la Copa, los aficionados animan a sus equipos, sus equipos pierden o ganan, pero aquí siguen viendo baloncesto. Las aficiones vienen con sus camisetas, sus bufandas y sus charangas y crean un ambientazo espectacular fuera del estadio. Se llega a animar hasta los aficionados que vienen con sus camisetas de equipos que no se han clasificado.

Que maravilla de competición, es genial. Espero poder asistir a muchas más en directo, no tiene nada que ver con cualquier otro evento.

Por cierto, el día que no se clasifique el Baskonia para la Copa, la Copa se echará de menos a sus aficionados.

Barça – Tenerife. Wizink Center

Mi primera Copa del Rey en directo