Creo que necesitamos un campo más grande

Esta bien podría ser una petición de cualquier padre con hijos que juegan a cualquier deporte en un campo medio escondido y dejado del cuidado de nadie. Pero nada más lejos de la realidad. Estoy hablando de la necesidad que creo que existe de agrandar un poco la cancha de baloncesto. En los último años este juego a cambiado, ha cambiado mucho; casi tanto como los jugadores.

Como decía existe un cambio en las aptitudes físicas de los jugadores. Cada vez son más altos, más rápidos y físicamente mucho más potentes. Esto impacta directamente en el juego ya que el abanico de posibilidades aumenta mucho. El principal ejemplo de este cambio en los jugadores es Giannis Antetokoumpo. Ya le hemos visto recorrerse la cancha de extremo a extremo en 6 zancadas, o saltar a un contrincante para hacer un mate (no, no fue en el concurso de mates del all-star). Si no lo habéis visto podéis buscarlo en YouTube.
Por otro lado, esta el cambio en la forma de juego. Un cambio que evidentemente es provocado por los jugadores y entrenadores, pero que de igual manera tiene su impacto en ellos mismos. A este cambio en el juego se le han dado varias denominaciones, donde predomina el small ball o el baloncesto de menos de 8 segundos (aunque esto ya tiene más tiempo). Sin embargo yo le llamo el baloncesto donde los triples se han convertido en highlights. Estos dos últimos años nos hemos cansado de ver a jugadores tirar de 8 y 9 metros, ¡y enchufarlas! Es entonces cuando te preguntas, ¿se nos ha quedado corta la linea de 7,25? Aquí dejo la pregunta.

Cancha de baloncesto – Medidas NBA

Estos dos factores crean la necesidad de ampliar el campo en las dos direcciones. A lo largo, para que chavales como Antetokoumpo no sean tan “abusones”. Y a lo ancho, porque ya no les caben los pies en la cancha cuando van a tirar un triple desde la esquina.

¿Cuantas veces se ha visto al arbitro pitar fuera a un tirador en la esquina? Creo que perdí la cuenta la tercera semana de competición.

Vosotros en el Combine y él luchando por una Euroliga

La situación que se está dando este fin de semana es cuanto menos curiosa en el mundo del baloncesto. A poco que estés metido en el mundo del baloncesto sabrás que este fin de semana es el de la Final Four de la Euroliga en Belgrado. Si estás un poquito más metido y eres seguidor de esta liga, entonces sabrás que ayer Fenerbahce ganó a Zalgiris y que Real Madrid ganó a CSKA Moscu. Por lo tanto la final que se celebra mañana la jugarán los de Obradovic contra los de Laso. Entre todos ellos un nombre, Luka Doncic.

A su vez, como los muy fans de este deporte sabrán, se está celebrando el “NBA Draft Combine” en Chicago. Si has sido capaz de hilar estos dos hitos ya sabes por donde voy.

Draft Combine – es un conglomerado de pruebas físicas (habilidades, fuerza, destreza, tiro…) y entrevistas que realizan los candidatos a salir elegidos en el draft de la NBA.

Con todo esto a donde quiero llegar. El Combine a fin de cuentas es una manera de que los jugadores muestren sus capacidades, un gran escaparate junto con sus actuaciones pasadas en la liga universitarias. Además de estas pruebas, están las propias que hacen los equipos. Luka Doncic no estará en ninguna de las dos.

¿Es esto una desventaja para él?

No estoy segura si lo es o no, porque allí, los que eligen tienen una manera de pensar muy diferente a la nuestra. Y es aquí donde me llama la atención la situación. Mientras que muchos de candidatos al nº1 del Draft están haciendo pruebas y jugando pachangas, Luka Doncic se está jugando una Euroliga. De la misma manera las pruebas con los equipos coinciden con los playoffs de la ACB. ¿Será suficiente para convencer a la NBA?

Por cierto, yo creo que hay más ojeadores NBA en Belgrado que aficionados del Real Madrid 😛

 

Cada deporte a su bola – el balón de baloncesto

basketball
Balón de baloncesto de la NBA

Mi querido amigo, el balón de baloncesto. Los dos hemos pasado muchas horas juntos. El balón de baloncesto que puede generar alegrías y dramas en menos de 6 segundos o incluso menos. Tiene el poder de cambiar el estado de nerviosismo de una persona a un estado de tranquilidad, para más adelante llevarle al vacío más absoluto; y todo esto es una misma tarde o en menos de 10 minutos. Incluso puede llegar a tener vida propia, porque todo el mundo relacionado con este deporte sabe que “la bola no miente” -“ball don’t lie”-.

Y, ¿quién eres tu, balón de baloncesto?

Me remito a la FIBA (Federación internacional de baloncesto), quien define los tres tipos de balones en los cuales se especifica el diámetro y el peso que deben tener para ser “balones aprobados”.

  • 7. Balón oficial para competiciones masculinas.
    • Peso: 567 – 650 g
    • Diámetro: 74 – 76 cm
  • 6. Balón oficial para competiciones femeninas.
    • Peso: 510 – 567 g
    • Diámetro: 72 – 74 cm
  • 5. Balón de Minibasket.
    • Peso: 470 – 500 g
    • Diámetro: 69 – 71 cm

Estos balones tienen que estar hinchados a una presión tal que al ser lanzados desde una distancia de 180 cm, el balón alcance los 120 cm tras el bote. No se define una presión específica, ya que esta regla aplica a las tres clasificaciones. Además por el desgaste, es posible que para alcanzar la misma altura se requiera una mayor presión.

Se pueden distinguir dos partes diferenciadas por su función y material. La parte interior del balón está hecha de látex y es la responsable de mantener el balón hinchado. La parte exterior es de cuero, de cuero natural para los balones que se utilizan en competiciones oficiales (en pabellón). Para los balones que, por ejemplo utilizamos tu y yo para jugar en la cancha de debajo de casa, son de materiales sintéticos con mayor resistencia a la abrasión.

Una de las características más peculiares es la cantidad de puntitos que tiene este balón. Para ser más exactos, tiene en torno a unos 9366 puntitos que facilitan el agarre incluso con la mano sudada.

Una curiosidad, los balones que se utilizan en competiciones oficiales, como liga, Euroliga, NBA… tienen que “ser estrenados” antes de que puedan ser utilizados en un partido oficial. Esto se hace con el objetivo de que el balón tenga la adherencia óptima.