Vosotros en el Combine y él luchando por una Euroliga

La situación que se está dando este fin de semana es cuanto menos curiosa en el mundo del baloncesto. A poco que estés metido en el mundo del baloncesto sabrás que este fin de semana es el de la Final Four de la Euroliga en Belgrado. Si estás un poquito más metido y eres seguidor de esta liga, entonces sabrás que ayer Fenerbahce ganó a Zalgiris y que Real Madrid ganó a CSKA Moscu. Por lo tanto la final que se celebra mañana la jugarán los de Obradovic contra los de Laso. Entre todos ellos un nombre, Luka Doncic.

A su vez, como los muy fans de este deporte sabrán, se está celebrando el “NBA Draft Combine” en Chicago. Si has sido capaz de hilar estos dos hitos ya sabes por donde voy.

Draft Combine – es un conglomerado de pruebas físicas (habilidades, fuerza, destreza, tiro…) y entrevistas que realizan los candidatos a salir elegidos en el draft de la NBA.

Con todo esto a donde quiero llegar. El Combine a fin de cuentas es una manera de que los jugadores muestren sus capacidades, un gran escaparate junto con sus actuaciones pasadas en la liga universitarias. Además de estas pruebas, están las propias que hacen los equipos. Luka Doncic no estará en ninguna de las dos.

¿Es esto una desventaja para él?

No estoy segura si lo es o no, porque allí, los que eligen tienen una manera de pensar muy diferente a la nuestra. Y es aquí donde me llama la atención la situación. Mientras que muchos de candidatos al nº1 del Draft están haciendo pruebas y jugando pachangas, Luka Doncic se está jugando una Euroliga. De la misma manera las pruebas con los equipos coinciden con los playoffs de la ACB. ¿Será suficiente para convencer a la NBA?

Por cierto, yo creo que hay más ojeadores NBA en Belgrado que aficionados del Real Madrid 😛

 

De jugador a entrenador de basket

Últimamente, y ya desde la temporada pasada el mundo del baloncesto me deja una situación muy curiosa que me da que pensar y que puedo resumir en un, “ya has visto mucho baloncesto”.

Lo que quiero decir con que he visto mucho baloncesto es que llevo viendo muchas temporadas y con ello muchos jugadores y muchos partidos. También tiene algo que ver me este haciendo mayor. Pero resulta que de estos dos o tres años hasta hoy no hago más que ver como varios jugadores a los que pertenecen los primeros recuerdos que tengo de baloncesto, no sólo han colgado las botas, sino que se han puesto el traje. Y sino fíjate que lista más decente me sale:

  • Jason Kidd. De las canchas al banquillo de Brooklyn Nets y ahora Milwaukee Bucks. Actualmente en sus manos el desarrollo de una de las grandes estrellas del futuro cercano de la NBA, Antetokoumpo.
  • Jasikevicius

    Sarunas Jasikevicius (Zalgiris Kaunas)

    Sarunas Jasikevivius. Probablemente uno de los más sonados, que paso del pantalón corto al traje en el mismo equipo, en el Zalgiris de Kaunas. Creo que todo el mundo esperaba esta transición antes o más tarde.

  • Jaka Lackovic. Otro nombre que recientemente me he encontrado en los banquillos aunque no como entrenador, sino como ayudante es Jaka Lackovic. Tanto con su selección, Eslovenia, como en el Bilbao Basket.
  • Steve KErr

    Steve Kerr (Golden State Warriors)

    Steve Kerr. También tengo algún que otro recuerdo de verle vestido de corto ya en su etapa final a Steve Kerr. Cuidado, que este tiene un palmarés curioso, para empezar dos anillos recién conseguidos como entrenador. Algún día recopilare todo lo que tiene en sus vitrinas.

  • Luke Walton. El actual entrenador de los Lakers previo paso como ayudante de Kerr. ¿Error? ¿Acierto?
  • Pablo Prigioni. Uno de los más recientes, que antes de quitarse las zapatillas ya se estaba poniendo la americana. Quizá es esa inmediatez le ha hecho darse un buen golpe con el Baskonia, llegando a dimitir por los horribles resultados del equipo

No se si me dejo algún que otro gran nombre más, pero teniendo en cuenta que no todos los jugadores deciden ser entrenadores, parece que sí que he visto unas cuantas horas de esto.

No quiero más lesionados

Se va terminando el mes de Octubre. Esto quiere decir que la mayoría de las ligas americanas y del viejo continente están en funcionamiento. Algunas con un mayor desarrollo que otras, pero todas tienen acción.

Cada día que pasaba la alegría avanzaba a medida que iban empezando todas ellas… pero este sentimiento de “ya están de vuelta” se mezclaba con la desesperación de ver como cada noche un jugador sufría una lesión grave o muy grave. Estas primeras semanas han sido brutales, y no para bien exactamente. Como aficionada (y abonada) del Real Madrid de basket, ya me había llevado el primer golpe en verano con la lesión de Llull, pero nadie me dijo que cada dos partidos iba a ver una pierna destrozada, un ligamento roto, clavículas fuera de su lugar o incluso tobillos girados. Pero esto ha sido más o menos lo que ha pasado.

Echando la vista atrás, y sin referirme a ningún tipo de pagina web o comentario en cualquier red social cuento las desgracias por el orden que recuerdo: las primeras llegaron en la NFL, en la misma pretemporada veo como Beckham Jr (Giants) y Edelman (Patriots) se quedan sin media temporada o más. Empieza la liga y el siguiente es JJ. Watt (Texans), una pierna rota y adiós a este año. Derek Carr (Raiders) nos da un susto. Las semanas van avanzando y empieza el baloncesto en europa, y con ello me quedo sin Kuzmic (Madrid) y Randolph (Madrid) en un espacio de tiempo inferior a dos cuartos, en el mismo partido. Mira, yo ya me estaba desesperando. No puede ser que tantas grandes estrellas se estuviesen quedando sin temporada en el primer mes. Dos días más tarde (es un decir, no se si fueron dos, más o menos) Aaron Rodgers (Packers) se rompe la clavícula y el quarterback de la NFL que mejor estaba se despide de la temporada y el resto del mundo de su magia. ¡Ya vale! ¡Es suficiente! Y a la vez que digo esto cae Palmer (Cardinals). Se acerca el final de mes, empieza la NBA. Partidazo, Cavaliers – Celtics y todo lo que supone. 5 minutos de partido y cuando todo parecía haber tocado techo, Hayward (Celtics) se rompe la pierna, el tobillo y a los fans el alma. Ni 5 minutos de NBA y la imagen horrible de la temporada. ¡Ni 5 minutos! Mientras mis Seahawks se quedan sin su running back rookie, Carson, adiós rodilla. Ya pongo con miedo los partidos. Teodosic (Clippers), Tillie (Olympiacos), Olsen (Panthers), Rose (Cavaliers)

Seguro que me dejo alguna que otra gran estrella a la cual no volveremos a ver sobre el campo en un periodo largo de tiempo, pero ya solo con estos se podrían montar grandes equipos.

Evidentemente hace plantearse que alguna planificación o preparación ha fallado, aunque en realidad depende mucho de lo que se juegue. En la NFL no ha habido ninguna discusión, es un deporte duro donde se reciben golpes fuertes y donde los ligamentos caen como churros. Sin embargo el baloncesto si que busca en la preparación una razón para toda esta plaga de lesiones que antes no se daban tan frecuentemente.

No se si será necesario cambiar algo, pero que de aquí en adelante espero que solo se tuerzan dedos en baloncesto, que se hagan placajes contundentes en la NFL, pero nada más.